Con osos y a lo loco

Me quito mis gafas muchas veces diariamente, y todas las veces me pongo a limpiarlas, las humedezco, le doy con todo el esmero del mundo, me las pongo y mi vista sigue siendo la misma. Como si no supiera que no es por las gafas.

IMG_6931

Antes de comenzar la película una pequeña explicacion de como llegue a ella.

Para que hagáis una idea sobre cómo podría ser un día en mis ojos.

Con lo fácil que es para algunos pillar un autobús, vaya odisea en ocasiones para otros. Te diriges a una de las paradas donde más autobuses pasan de Madrid y, claro, tú no ves los números. Vas llegando a la parada, pensando: “Por favor, por favor, que haya gente.”

Y al llegar, frase ya automatizada: “Hola, buenas tardes. Perdone, tengo un problema de visión. Por favor, ¿podría usted avisarme cuando pase el 518?”

Por regla general todo el mundo es amable, pocos pasan de ti, pero también los hay. Y hay también quien, aun volviéndole a repetir “¿este es el 518?”, te responde; “Sí, claro.” Te montas confiado y, cuando llevas un rato, ves que no te suena a donde te diriges.

Preguntas y te dicen la próxima parada: Móstoles. ¿Móstoles? Ojú, ya la hemos liado.

Y más cuando tu abono no da para la vuelta y no tienes dinero. Se lo tuve que explicar conductor del autobús de vuelta y me dejo subir. Qué pena no tener tiempo, hubiera aprovechado para traerme unas empanadillas.

Otro de mis grandes momentos era, sobre todo antes, cuando iba a pagar. Al principio sobre todo, ahora ya no tanto. Al no distinguir las monedas, cada vez que iba a pagar era un mundo. Se montaba cola, me temblaban las manos, los goterones de sudor asomaban por la frente. Se me hacía más fácil llevar billetes y siempre pagaba con ellos. Claro, iba acumulando una “jartá” de monedas en el bolsillo que no os podéis imaginar. Me compre una hucha y a ahorrar.

En el descanso iba todos los días a comprarme una manzana. Me dijeron:

“An apple a day keeps the doctor away.”

Como en inglés todo suena tan bien, allí iba yo todos los días a comprarme una manzanita en mi descanso. ¿Que si tomas una manzana al día te mantiene alejado del médico? Debo de estar pillando peras en vez de manzanas sin darme cuenta todos estos años, últimamente no paro de ir a médicos.

IMG_6905

¿Conocéis el Pro Evolution, un juego de fútbol para la Playstation? Pues me hice mi equipo, el Cádiz por mi amarillo corazón. Después de un año habiéndolo subido a Primera División, me vienen un día y me dicen: “¿Por qué el Cádiz juega de verde?” – ¡Eh! ¿De verde? En ese momento dejé de jugar a la Play.

Los colores ya no los distingo como antes. Un panorama para vestirme, cogía y hacía fotos de cómo iba vestido cuando me decían que pegaba. Por eso ahora voy como oso desnudo por la vida.

No hace mucho me pidió mi madre que le comprobara el DVD. Todo iba correcto. Al día siguiente, al poner la tele todo lo veía con neblina y en blanco y negro. Cambiaba de canal y todo se veía igual. Yo lo que pensaba era: “La que he liado”, pero me decían, los canales se ven perfectos. Mi sorpresa fue que me pasé un día viéndolo todo en blanco y negro. Iba por la calle como si estuviera en una película clásica.

“Con osos y a lo loco”. Huía yo de mis miedos por la calle, miraba a mi alrededor buscándote. Buscaba tus sensuales piernas, esas que guardaban un lascivo secreto. En tu liguero estaba el fruto prohibido, una petaca de la cual ansiaba beber. Líquido de realidad que me hiciera comprender qué estaba ocurriendo.

En ese momento me choqué contigo, otra vez nuestros ojitos se nos cruzaban. Siempre coincidíamos en el ascensor, ese que me hacía subir a los sueños, el que me trasportaba y me hacía perderme en tu mirada, cuando nos llevaba lleno hasta arriba.

Me sentía siempre lejos tuya, siempre cerquita.

Me hirvió la sangre cuando un beso en la mejilla me diste. ¿Sangre? Perdón, relleno. Malvado relleno que me hacía sentir que era un amor imposible, un amor que me llevará toda una vida para olvidar. Ojalá cambiara la manera que tiene el mundo de concebir las cosas. Cuando un oso ama a una mujer, a lo mejor ese amor podría ser correspondido. Estoy cansado de caminar cuando lo que quiero es correr.

“¿Tu y yo sabemos que tenemos algo pendiente?”, le dije. Al momento una sonrisa me regaló.

-Me pareció escuchar a Sam tocando el piano. “¿Me concedes el honor de tomarte algo conmigo en el Bar París?” Me volvió a sonreír.

En el Bar Paris para que daros más detalles, baile, risas, excesos… Salimos a la calle.

En ese momento comenzó a llover.

“Esta llovizna es hoy más copiosa que de costumbre”. De sus dulces labios salió este esbozo.

¿De veras? Para mí todo es luminoso y el sol brilla por todas partes”, le conteste, y me puse como oso patoso a bailar y tararear “Singin’ in the rain, singin’ in the rain…

Me agarré a la farola y, al empezar a girar alrededor de ella, me resbalé y el suelo encharcado paro mi caída. Como si estuviese en la playa, sentía el oleaje de la vergüenza. Pero entonces ella se acercó. Yo tenía los ojos cerrados, pero sentía su calor. “De aquí a la eternidad“, me dijo. Y me besó.

 

Nos tomamos todo el tiempo del mundo para recorrer cada milímetro de nuestras bocas.Me apropie de sus labios como si fueran míos. Me sentí ladrón y me daba igual que me encarcelaran.

De repente volvieron los colores. Y después… Yo sentí que ese no era mi lugar.

“No podemos estar juntos”, le dije.

– “¿Y nosotros?”

– “Nosotros siempre tendremos París. Además, tengo un secreto, vivo desde hace años con un hombre, mi mascota humana”.

– “Te lo perdono”.

– “Nunca podremos tener hijos”.

– “Los adoptaremos”.

– “Pero no puedo estar contigo. Soy un oso”.

– “Bueno, nadie es perfecto”.

Enel amor, en la vida, a veces se está ciego. No importan los defectos del otro e incluso los defectos pueden parecer virtudes.

A DIOS PONGO POR TESTIGO que disfrutaré la vida como me venga, con colores o en blanco y negro, con distorsiones o sin ellas. Soy el protagonista de mi propia película y estaré encantado de rodar con todos ustedes, me mandéis a Casablanca, París o a Móstoles.

ACCION…

Juguete con los Oscars

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Con osos y a lo loco

  1. LupeMateo dijo:

    Me encanta todo lo que leo tuyo.
    Me encanta como escribes.
    Es cierto que siempre me pongo un poco triste a veces, como ahora, sobre todo, porque pienso que la vida es injusta muchas veces.Pero hay tanto valor, tanta ternura, tanta esperanza detrás de tus palabras, que leo y releo y me encanta siempre.
    Un besote inmenso, osito.Tienes mucha gente aqui que te admira y te quiere, y a la que llegas al Alma.Gracias por dar tanta esperanza, tanta ternura, tanta alegria…Que bueno conocerte😊

  2. Tienes unos valores tan brutales dentro de esa cabecita y ese corazón, das y muestras tanto amor, que tú carencia de visión no es más que las alas que le das al resto de tus sentidos. Me encantas, lo sabes! Por tu humor, originalidad, cariño… Pero que grande eres Pepe! Leches… 😘😘😘 Y qué historia tan dulce y tierna, hoy conmueves!

  3. juguete Roto dijo:

    Mucha gracias Estefania, viniendo de ti todo un orgullo, tú que eres capaz de crear tan bella llenas, yo cuento mis vivencias e intentó ponerle algo de sentido a mi mundo, otra vez, muchas gracia. 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s